Del Presidente: Octobre 2015 - perspectivas sobre Irán

Foto: El presidente de WONCA con un grupo de voluntarios de asistencia en salud en el centro de Asistencia Primaria de Torab, en el centro de Teherán.

English

La doctora Samira Pouryosefi es un médico de familia que trabaja en el centro de salud rural Zar nan en la República Islámica de Irán. Como jefe de su equipo local de Atención Primaria de salud, Samira es responsable de la salud y el bienestar de más de 4.700 personas que viven en su pueblo rural y la región circundante. Samira también trabaja con los profesionales de la salud comunitarios, llamados behvarz, que dirigen las pequeñas clínicas, también llamadas casas de salud, en los pueblos rurales de los alrededores.

Foto: Médico de familia, Doctora Samira Pouryosefi (derecha) en su clínica en el centro rural de salud de Zar nan en la República Islámica de Irán (con el medico de familia y representante de la OMS de Irán, Dr Jihane Tawilah).

Me encontraba en Irán como miembro de una misión de la Organización Mundial de la Salud (OMS), examinando la integración de los servicios de asistencia con la educación médica en todo el país. Como parte de la misión tuve la oportunidad de visitar la capital Teherán, en el norte de Irán y rodeada por los montes Elburz, la ciudad de Mashhad, construida sobre una parada en el camino de la Ruta de la Seda y muy conocido por la tumba del Imam Reza, visitada cada año por millones de pelegrinos, la antigua ciudad de Isfahan, capital de Persia en el pasado, designada por la UNESCO como Patrimonio Mundial a causa de sus espectaculares ejemplos de arquitectura iraní e islámica con palacios, mezquitas y puentes y un buen número de poblaciones rurales a su alrededor.

Foto: Interior de la mezquita de Imam Reza en Mashhad

Irán tiene una población de 78 millones de personas, con unos 12 y medio que viven en la capital Teherán. Es el decimoctavo país más grande del mundo y uno de los países más montañosos. Un 30% de la población vive en las áreas rurales.

El éxito de la cobertura de Atención Primaria en Irán es muy conocido a nivel mundial. Irán es uno de los países que ha abordado con éxito la cobertura universal de salud por medio de la formación y el apoyo de una red nacional de profesionales en comunitaria, conocidos en la lengua persa como behvarz. Los behvarz provienen de las comunidades cuyo trabajo principal es el de hacer de enlace entre la población y los médicos y enfermeras que trabajan en los pequeños centros de salud local. Cada behvarz trabaja desde una pequeña clínica llamada Casa de Salud que se encuentra en los pueblos de reducido tamaño. Hay 14.000 Casas de Salud en el país.

Algunos de ellos trabajan solos, otros en parejas, a menudo son equipos de marido y mujer. Su trabajo se focaliza especialmente en la salud materna e infantil, programas de vacunación, prevención de enfermedades infecciosas, saneamiento, primeros auxilios y planificación familiar. Los behvarz conocen a todo el mundo de su comunidad local, llevan a cabo visitas en las casas para ver a los recién nacidos, los ancianos y los discapacitados, y registran los casos en el registro que guardan en cada Casa de Salud, conocido como El Horsócopo de la Salud, que proporciona una descripción rápida, actualizada y fácilmente actualizable del estatus sanitario de todas las personas de cada comunidad. Entre los años 1984 y 2000 Irán consiguió reducir a la mitad su mortalidad infantil, aumentar las tasas de inmunización de un 20% hasta más de un 95% e implementar un programa muy efectivo de planificación familiar. Los servicios sanitarios públicos son gratuitos. Para extender el trabajo de los behvraz a las áreas rurales, el gobierno de Irán ha creado un programa de voluntarios de la salud en sitios urbanos, la mayoría de ellos mujeres, llamados Davtalab Salamat (el término Farsi persa por Puente de Salud). Los voluntarios trabajan con los miembros de las comunidades locales, situadas fuera de los centros de salud urbanos.

Foto: La Behrvarz Samantha Amir-Torbati y el behrvarz Mohammad Eahgh, en su casa de salud rural a las afueras de la ciudad de Mashhad (ver el Horóscopo de Salud en el muro de detrás).


Irán también es famoso por haber integrado la educación médica con el sistema de salud pública. En 1985 el país creó un único Ministerio de Salud y Educación Médica. El Rector de cada universidad de ciencias médicas del país es el responsable no solo de la educación de profesionales de la salud y de investigación médica sino que también lo es de los servicios de asistencia de la región que le ha sido designada. Esto permite una mayor integración entre las funciones de las universidades y los servicios sanitarios, comparada con la que existe en muchos otros países. Algunos de los rectores son responsables de la los servicios de asistencia sanitaria proporcionados a más de 5 millones de personas.

A medida que las medidas de asistencia de la salud han crecido, Irán ha reconocido la necesidad de fortalecer la Asistencia Primaria mediante la creación de la especialidad de Medicina de Familia, y WONCA está proporcionando asesoramiento al país para que desarrolle una formación adecuada para el personal de medicina de familia. La ausencia de una especialidad reconocida en Medicina de Familia ha significado que la mayoría de graduados en medicina se han estado formando para convertirse en especialistas hospitalarios y sub-especialistas. La alta demanda de servicios de salud en los hospitales de enseñanza, y la propia auto-referencia, ha llevado a una excesiva demanda a los servicios clínicos hospitalarios, largas listas de espera y creciente costes de salud pública. Al mismo tiempo la prevención y el manejo de las condiciones de salud crónicas no ha sido la óptima. Al igual que en muchos países, la Medicina de Familia es reconocida como la solución a estos desafíos del sistema de salud público. La presidenta electa, Amanda Howe, visitado recientemente Irán, también con la OMS, para colaborar con el desarrollo de la formación de postgrado en Medicina de Familia. Irán aún no es un miembro de WONCA pero estaremos encantados de dar la bienvenida a nuestros colegas de Irán a la familia.

Foto: El presidente de WONCA recibiendo el formulario de inscripción del doctor Faramarz Rafiee de la Sociedad Iraniana de Médicos de Familiam con el doctor Saeed Taammali, asesor general del Ministerio Iraniano de salud y Educación Médica.

Ha sido interesante estar en Irán justo cuando las Naciones Unidas han anunciado un acuerdo nuclear que podría ser el primer paso al levantamiento de las sanciones impuestas ya hace mucho tiempo. Reconozco que estaba un poco nervioso al visitar Irán, especialmente cuando me comentaron que tendría que disponer de un entrenamiento avanzado de seguridad de la Naciones Unidas. Una vez en Irán, me sentí bienvenido y a salvo. La gente que conocí fue muy hospitalaria, amistosa y amable. Las ciudades estaban limpias y verdes. La herencia cultural es remarcable y disfruté mucho aprendiendo sobre la historia del país. Tardé dos días en darme cuenta que mi grupo iba acompañado de un discreto equipo de seguridad formado por una pareja de oficiales militares paramédicos que nos seguían siempre en una ambulancia mientras nosotros cruzábamos el país.

Michael Kidd
WONCA President

Traducción: Pere Vilanova, Spanish Society of Family and Community Medicine (semFYC) - Periodismo y comunicación